Las ofensas de Independiente

9 03 2009

banderas-indepte

La acción se desarrolló antes del comienzo del segundo tiempo: La hinchada de Independiente comenzó a flamear una buena cantidad de banderas de Bolivia y Paraguay con la inscripción “12” en el centro, en clara referencia a la hinchada de Boca.

Buena parte de los periodistas criticaron el accionar de la hinchada de Independiente e incluso el Inadi avisó que multará al club de Avellaneda por sus actos “xenofóbicos”.

Por más que algunos imbéciles desestimen la discriminación está clarísimo lo cometido. Ser boliviano o paraguayo no tiene nada de malo, en absoluto, pero usar esos gentilicios para descalificar a una persona sí es aberrante. Cada ciudadano boliviano o paraguayo que habita Argentina debería sentirse (y seguramente lo está) ofendido porque utilicen su nacionalidad como insulto.

Pero incluso más ofendida ha quedado la historia de Independiente. Uno de sus íconos futbolísticos de su historia, su máximo goleador (293) y el máximo goleador de la historia del fútbol argentino, Arsenio Erico, era paraguayo. Independiente, con lo realizado ayer, manchó la memoria de ese increíble delantero, porque Independiente parece considerar que ser paraguayo es un insulto.

A su vez, sería interesante saber qué reacción tuvo Diego Gavilán, jugador paraguayo del Rojo, cuando ingresó al campo y observó que en la tribuna de su equipo, flameaban banderas de su país utilizándolas como agravio para Boca. O también se podría averiguar que piensa Lorgio Álvarez de lo cometido, defensor boliviano que fue ovacionado por la hinchada en su paso por Independiente.

En algunos foros y páginas partidarias, varios hinchas de Independiente se creen muy “vivos” y argumentan que ellos no discriminaron a nadie con esas banderas, que el que discrimina es el que, justamente y valga la redundancia, las considera discriminatorias. Quien quiera leer más, sólo debe entrar al foro de Infierno Rojo.

Lo peor de todo es cómo se permitió que esas banderas ingresen al estadio…

¿Los dirigentes de Independiente avalaron este tipo de acto xenofóbico?
¿Por qué Pezzotta no detuvo el partido al ver semejante agravio?
¿Vale todo en el denominado ‘folclore del fútbol’?

Una serie de preguntas sin respuesta.

Lo único que alberga esperanza es que los responsables de semejante injuria sean castigados por su accionar, así como la dirigencia de Independiente e incluso el árbitro del partido.

Anuncios