Llora la democracia

2 04 2009

alfonsin

A pesar de ser algo que vive con nosotros, qué inmediata y sorprendente que es la muerte. “Dejó de existir” es una frase tan común como escuchada, que duele, lastima y hace que cualquiera que la escuche trague saliva y se acuerde de que el nuevo “inexistente” ya no está.

Ayer, fue Alfonsín quien dejó de existir. Lo llora Argentina y la democracia, su criatura más preciada. Lo llora la República y el preámbulo tan relatado. La democracia nos seguirá dándo de comer, educando y curando pero ya sin él. Porque aunque no estaba en funciones, Raúl Alfonsín era el caudillo radical que, sentado en la tribuna, hacía las veces de oráculo de los dirigentes políticos.

Se fue el hombre del Nüremberg argentino, el de la íntegra defensa de los Derechos Humanos, el de las polémicas leyes de Obediencia Debida y Punto Final, el del Plan Austral, el iniciador del Mercosur, el del Pacto de Olivos, el que resistió los 13 paros generales de Ubaldini, pero fundamentalmente se fue un demócrata con todas las letras, que con aciertos y errores, defendió las instituciones republicanas con todas las armas legales.

Impecable orador, convinvente y persuasivo hasta el último de sus días, Alfonsín deja un legado incalculable para la Nación Argentina, que hoy le rinde un tributo de una magnitud que no se daba desde la muerte de Perón.

Su vocación de diálogo y consenso marca una diferencia abismal con la crispada dirigencia política actual. El pueblo le reconoce esa vocación y hoy se lo retribuye mediante lágrimas, rezos y recuerdos.

Su muerte, paradójicamente con un radical en el ejercicio de la presidencia, ha logrado reunir a diferentes protagonistas de las más disímiles fuerzas políticas, como Julio Cobos y Néstor Kirchner. Así lo hubiera querido Don Raúl, juntos.

Sigo escribiendo y todavía no caigo que Alfonsín está muerto. Que “ya no existe”. Pero de hay algo que estoy seguro, Alfonsín no “existirá” más presencialmente, pero ha dejado las armas y los métodos para que Argentina como pueblo finalmente logre despegar.

Llora la democracia, se ha ido su más ferviente luchador.

Anuncios




Sorprende

10 03 2009

Sorprende que tanta gente haya comentado esta nota.

Sorprende (y está bueno) que se cite a los responsables de obviar un hecho discriminatorio tan evidente.

Sorprende que, por una tontería, terminemos peleando argentinos contra paraguayos y bolivianos.

NO sorprende que Bolivia y Paraguay exijan sanciones (y tienen toda la razón).





Kirchner perdió en Catamarca

9 03 2009

En la primera elección del año, El Frente para la Victoria perdió en Catamarca ante Brizuela del Moral, que presidía la lista apoyada por el vice Cobos.

Primer round para Cleto.

Crítica lo bautiza con acierto: “CATAMARGA”.





Las ofensas de Independiente

9 03 2009

banderas-indepte

La acción se desarrolló antes del comienzo del segundo tiempo: La hinchada de Independiente comenzó a flamear una buena cantidad de banderas de Bolivia y Paraguay con la inscripción “12” en el centro, en clara referencia a la hinchada de Boca.

Buena parte de los periodistas criticaron el accionar de la hinchada de Independiente e incluso el Inadi avisó que multará al club de Avellaneda por sus actos “xenofóbicos”.

Por más que algunos imbéciles desestimen la discriminación está clarísimo lo cometido. Ser boliviano o paraguayo no tiene nada de malo, en absoluto, pero usar esos gentilicios para descalificar a una persona sí es aberrante. Cada ciudadano boliviano o paraguayo que habita Argentina debería sentirse (y seguramente lo está) ofendido porque utilicen su nacionalidad como insulto.

Pero incluso más ofendida ha quedado la historia de Independiente. Uno de sus íconos futbolísticos de su historia, su máximo goleador (293) y el máximo goleador de la historia del fútbol argentino, Arsenio Erico, era paraguayo. Independiente, con lo realizado ayer, manchó la memoria de ese increíble delantero, porque Independiente parece considerar que ser paraguayo es un insulto.

A su vez, sería interesante saber qué reacción tuvo Diego Gavilán, jugador paraguayo del Rojo, cuando ingresó al campo y observó que en la tribuna de su equipo, flameaban banderas de su país utilizándolas como agravio para Boca. O también se podría averiguar que piensa Lorgio Álvarez de lo cometido, defensor boliviano que fue ovacionado por la hinchada en su paso por Independiente.

En algunos foros y páginas partidarias, varios hinchas de Independiente se creen muy “vivos” y argumentan que ellos no discriminaron a nadie con esas banderas, que el que discrimina es el que, justamente y valga la redundancia, las considera discriminatorias. Quien quiera leer más, sólo debe entrar al foro de Infierno Rojo.

Lo peor de todo es cómo se permitió que esas banderas ingresen al estadio…

¿Los dirigentes de Independiente avalaron este tipo de acto xenofóbico?
¿Por qué Pezzotta no detuvo el partido al ver semejante agravio?
¿Vale todo en el denominado ‘folclore del fútbol’?

Una serie de preguntas sin respuesta.

Lo único que alberga esperanza es que los responsables de semejante injuria sean castigados por su accionar, así como la dirigencia de Independiente e incluso el árbitro del partido.





Cansa…

4 03 2009

…que de lo único que se hable en los medios deportivos sea del peso de Fabbiani.

¿Está gordo? Sí. Pero no es una cuestión de interés nacional y los medios siguen dándole lugar a un tema que ya no es gracioso y se tornó lamentable.

fabbiani