Llora la democracia

2 04 2009

alfonsin

A pesar de ser algo que vive con nosotros, qué inmediata y sorprendente que es la muerte. “Dejó de existir” es una frase tan común como escuchada, que duele, lastima y hace que cualquiera que la escuche trague saliva y se acuerde de que el nuevo “inexistente” ya no está.

Ayer, fue Alfonsín quien dejó de existir. Lo llora Argentina y la democracia, su criatura más preciada. Lo llora la República y el preámbulo tan relatado. La democracia nos seguirá dándo de comer, educando y curando pero ya sin él. Porque aunque no estaba en funciones, Raúl Alfonsín era el caudillo radical que, sentado en la tribuna, hacía las veces de oráculo de los dirigentes políticos.

Se fue el hombre del Nüremberg argentino, el de la íntegra defensa de los Derechos Humanos, el de las polémicas leyes de Obediencia Debida y Punto Final, el del Plan Austral, el iniciador del Mercosur, el del Pacto de Olivos, el que resistió los 13 paros generales de Ubaldini, pero fundamentalmente se fue un demócrata con todas las letras, que con aciertos y errores, defendió las instituciones republicanas con todas las armas legales.

Impecable orador, convinvente y persuasivo hasta el último de sus días, Alfonsín deja un legado incalculable para la Nación Argentina, que hoy le rinde un tributo de una magnitud que no se daba desde la muerte de Perón.

Su vocación de diálogo y consenso marca una diferencia abismal con la crispada dirigencia política actual. El pueblo le reconoce esa vocación y hoy se lo retribuye mediante lágrimas, rezos y recuerdos.

Su muerte, paradójicamente con un radical en el ejercicio de la presidencia, ha logrado reunir a diferentes protagonistas de las más disímiles fuerzas políticas, como Julio Cobos y Néstor Kirchner. Así lo hubiera querido Don Raúl, juntos.

Sigo escribiendo y todavía no caigo que Alfonsín está muerto. Que “ya no existe”. Pero de hay algo que estoy seguro, Alfonsín no “existirá” más presencialmente, pero ha dejado las armas y los métodos para que Argentina como pueblo finalmente logre despegar.

Llora la democracia, se ha ido su más ferviente luchador.

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

2 04 2009
Gracias por tanto « Todo Boca

[…] Relacionado: Llora la democracia. […]

2 04 2009
Eva Lucero de Ortega

Gracias por los conceptos sobre la partida del Presidente Alfonsín.
Visten un negro crespón las aguas saladas de la laguna de Chascomús, porque se fue el más grande de sus hijos.
Llora la democracia argentina porque como dice el autor de la nota se fue el más fiel de sus defensores.
Deseo de todo corazón que todos los sentimientos movidos por su partida sean la base de una sincera reflexión para que cada uno en su rol comience a imitarlo.
La patria se lo merece.
Eva Lucero de Ortega
Directora del periódico regional EL LUCERO

2 04 2009
Eva Lucero de Ortega

Gracias por los conceptos sobre la partida del Presidente Alfonsín.
Visten un negro crespón las aguas saladas de la laguna de Chascomús, porque se fue el más grande de sus hijos.
Llora la democracia argentina porque como dice el autor de la nota se fue el más fiel de sus defensores.
Deseo de todo corazón que todos los sentimientos movidos por su partida sean la base de una sincera reflexión para que cada uno en su rol comience a imitarlo.
La patria se lo merece.
Eva Lucero de Ortega
Directora del periódico regional EL LUCERO

2 04 2009
Mariano FB

Muy lindas palabras Eva, realmente es conmovedora la reacción del pueblo ante la muerte de Alfonsín.

4 04 2009

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: