Sorprende

10 03 2009

Sorprende que tanta gente haya comentado esta nota.

Sorprende (y está bueno) que se cite a los responsables de obviar un hecho discriminatorio tan evidente.

Sorprende que, por una tontería, terminemos peleando argentinos contra paraguayos y bolivianos.

NO sorprende que Bolivia y Paraguay exijan sanciones (y tienen toda la razón).

Anuncios




Kirchner perdió en Catamarca

9 03 2009

En la primera elección del año, El Frente para la Victoria perdió en Catamarca ante Brizuela del Moral, que presidía la lista apoyada por el vice Cobos.

Primer round para Cleto.

Crítica lo bautiza con acierto: “CATAMARGA”.





Las ofensas de Independiente

9 03 2009

banderas-indepte

La acción se desarrolló antes del comienzo del segundo tiempo: La hinchada de Independiente comenzó a flamear una buena cantidad de banderas de Bolivia y Paraguay con la inscripción “12” en el centro, en clara referencia a la hinchada de Boca.

Buena parte de los periodistas criticaron el accionar de la hinchada de Independiente e incluso el Inadi avisó que multará al club de Avellaneda por sus actos “xenofóbicos”.

Por más que algunos imbéciles desestimen la discriminación está clarísimo lo cometido. Ser boliviano o paraguayo no tiene nada de malo, en absoluto, pero usar esos gentilicios para descalificar a una persona sí es aberrante. Cada ciudadano boliviano o paraguayo que habita Argentina debería sentirse (y seguramente lo está) ofendido porque utilicen su nacionalidad como insulto.

Pero incluso más ofendida ha quedado la historia de Independiente. Uno de sus íconos futbolísticos de su historia, su máximo goleador (293) y el máximo goleador de la historia del fútbol argentino, Arsenio Erico, era paraguayo. Independiente, con lo realizado ayer, manchó la memoria de ese increíble delantero, porque Independiente parece considerar que ser paraguayo es un insulto.

A su vez, sería interesante saber qué reacción tuvo Diego Gavilán, jugador paraguayo del Rojo, cuando ingresó al campo y observó que en la tribuna de su equipo, flameaban banderas de su país utilizándolas como agravio para Boca. O también se podría averiguar que piensa Lorgio Álvarez de lo cometido, defensor boliviano que fue ovacionado por la hinchada en su paso por Independiente.

En algunos foros y páginas partidarias, varios hinchas de Independiente se creen muy “vivos” y argumentan que ellos no discriminaron a nadie con esas banderas, que el que discrimina es el que, justamente y valga la redundancia, las considera discriminatorias. Quien quiera leer más, sólo debe entrar al foro de Infierno Rojo.

Lo peor de todo es cómo se permitió que esas banderas ingresen al estadio…

¿Los dirigentes de Independiente avalaron este tipo de acto xenofóbico?
¿Por qué Pezzotta no detuvo el partido al ver semejante agravio?
¿Vale todo en el denominado ‘folclore del fútbol’?

Una serie de preguntas sin respuesta.

Lo único que alberga esperanza es que los responsables de semejante injuria sean castigados por su accionar, así como la dirigencia de Independiente e incluso el árbitro del partido.





Cansa…

4 03 2009

…que de lo único que se hable en los medios deportivos sea del peso de Fabbiani.

¿Está gordo? Sí. Pero no es una cuestión de interés nacional y los medios siguen dándole lugar a un tema que ya no es gracioso y se tornó lamentable.

fabbiani





Una tontería

4 03 2009

rugby

La imagen resulta curiosa. Vamos a explicarlo: El diario Olé y el Fernet Ramazzotti sacaron conjuntamente una promoción para que dos personas puedan viajar a una de las series mundiales de Seven de Rugby, que se jugará en Australia.

Yo me pregunto… ¿Acaso no sabían como era una pelota de rugby? Bueno, lo que pusieron en el gráfico es una pelota de fútbol americano, un deporte que lo único (o casi) que tiene de parecido con el rugby es la forma ovalada del instrumento con el que se juega. Otra interpretación puede ser que la pelota sea de fútbol australiano, otro deporte diferente…

Por las dudas, les muestro como es una pelota de rugby:

rugby-2

Para la próxima, los creativos ya tienen una noción más acertada.





Autodefiniciones confusas

4 03 2009

Un periodista interrogó en conferencia de prensa a un integrante de la Revista Barcelona “¿Cuando ustedes hacen humor…?”, inmediatamente el editor de la revista interrumpió abruptamente: Nosotros no hacemos humor, hacemos periodismo”. La posterior desorientación del periodista no agregó nada interesante a la conferencia, simplemente sembró el pánico en los demás colegas para preguntar.

“Hacemos periodismo”, “damos otra versión de la realidad”, “parodiamos”…

La incógnita para el que escribe se basa en la incapacidad de los integrantes del staff de Barcelona para reconocer lo que hacen. ¿Periodismo humorístico? ¿Parodia periodística? ¿Periodismo con humor?, acaso alguna de estas definiciones que sí se ciñen a la tarea que realiza Barcelona eran tan difíciles de admitir… ¿Tiene algo de malo hacer humor?

Algunos podrán decir, y estrán en lo cierto, que Barcelona de manera muy minuciosa selecciona hechos de la realidad y se burla de ellos, generando como una antagonía con la realidad, eso es a lo que ellos llaman “hacer periodismo de otra forma”. Sin embargo, su definición no parece del todo acertada ya que, básicamente, ellos parodian con la realidad.

Pongamos otro ejemplo: Si mañana el cantante de “Los pibes chorros” declara que su grupo en realidad no toca cumbia, hace heavy metal, todos estaríamos de acuerdo en que el heavy metal no es, precisamente, la música que este conjunto practica.

Entonces digo… el staff de la Revista Barcelona puede hasta decir que hacen una revista acerca de la inmortalidad de los cangrejos, sin embargo, todos sabríamos que eso no es cierto.

Barcelona es genial, inteligente y divertida y realmente no creo que por reconocer que lo que hacen es humor, deje de serlo.





Primero (de nuevo)

4 03 2009

Refundado y con más ganas, arranca El Tema es así.

¿De qué se habla aquí? De los medios, de la vida, de la actualidad, tanto política, económica o deportiva… En fin, de todo lo que ronde por la cabeza de los que escriben este blog.